Primicias24.com en Twitter

Primicias24.com – El acuerdo de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea (mejor conocido como CETA) está a punto de salir del horno, porque los ministros de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel, y de Comercio de Canadá, Chrystia Freeland, ultiman detalles de lo que podría ser el reemplazo de la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés).

El ministro alemán manifestó sentirse feliz por las negociaciones llevadas a cabo entre el bloque del viejo continente y la nación norteamericana. “hemos podido lograr condiciones excelentes con respecto a Canadá”, expresó Gabriel justo  antes de abordar el avión que lo llevaría a Montreal para sentarse a finiquitar el Acuerdo con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Para Gabriel, el CETA representa algo más allá de los lazos económicos que surjan entre ambas partes. “En realidad tenemos algo en las manos que va más allá de un acuerdo de comercio entre Canadá y Europa. Es el primer paso para la globalización sostenible y las buenas normas”, destacó el ministro alemán.

Se tiene planificado que el Acuerdo sea firmado el 27 de octubre en Bruselas, sede de la próxima Cumbre de la Unión Europea – Canadá. Este acto significaría el fin de varios años de altibajos en la negociación del mismo, que solo pudo concluir tras la toma del poder por Trudeau, quien permitió discutir los temas sensibles tras bastidores.

La Unión Europea consiguió con los canadienses lo que hasta ahora ha fracasado con los Estados Unidos sobre el TTIP. “Tenemos una apertura de mercado que es especialmente relevante para la mediana empresa, algo que rehúsan los estadounidenses”, dice Gabriel.

El acuerdo que tras la suspensión de aranceles, restricciones comerciales y diversos estándares y normas impulsaría la economía, se consideraba técnicamente negociado en 2014. Sin embargo, debido a la oposición en aumento de la opinión pública europea, el tema se aparcó políticamente, ya que los canadienses tampoco estaban dispuestos a renegociar.

Sin embargo, el CETA tiene detractores a ambos lados del Océano Atlántico, ya que en Canadá ha crecido el rechazo al acuerdo por considerarlo maligno para su economía, mientras que en Alemania lo ven como injusto para los intereses europeos -y especialmente los alemanes-. De hecho, esta oposición en suelo teutón podría afectar gravemente la carrera política de Sigmar Gabriel, quien busca ser apoyado por su partido y crecer dentro del escalafón político.

Síguenos en Twitter como @primicias24.

Share Button
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com