Primicias24.com.- En señalamiento directo al Embajador de Venezuela en Francia, Jesús Arnaldo Pérez, Vladimir Ramírez, hermano del para algunos luchador internacionalista y para otros terrorista  Ilich Ramírez (“Carlos” o “El Chacal”), denunció la falta de acciones del Estado venezolano en la lucha por garantizar los Derechos Humanos y procurar la libertad de su hermano, quien está preso en Francia desde hace casi 18 años.

Ramírez manifestó que el Estado francés estaría dispuesto a “librarse” de “Carlos” si Venezuela solicita su extradición alegando medidas de corte humanitario, para lo que solo se necesita la voluntad del Estado venezolano de hacer la petición.

“Estoy convencido que si el Estado venezolano hace una propuesta humanitaria al Estado francés para librarlos de esta incomoda situación, estaría dispuesto a aprovechar esa oportunidad como una forma además de ver una muestra de buena voluntad a un país que le proporciona buen intercambio comercial”, dijo.

Dio el beneficio de la duda al presidente Nicolás Maduro sobre la falta de intervención real en el caso, pues considera que el embajador Pérez le pasa informes presentados “indebidamente”.

Advirtió que la timidez con la que han llevado el proceso, debido a los continuos comicios electorales en los que temieron se estigmatizara a los candidatos oficialistas con ataques a “Carlos”, pasará a una fase acelerada de divulgación para contar con un mayor respaldo popular y mediático que contrarreste las calificaciones de “terrorista” que emite la prensa internacional en detrimento de Ilich Ramírez.

Vladimir Ramírez aseguró que su hermano está más firme que nunca en la lucha antimperialista y antisionista, porque entiende que “el punto de honor para el Estado francés y sus amigos imperialistas y sionistas, es hacer de Ilich una muestra palpable de que nadie puede enfrentarse a los designios del imperio, porque la suerte que van a correr es la que estaría corriendo Ilich”.

Hay una premisa que el hermano de “Carlos” manifiesta como un gran anhelo: si el Estado venezolano se lo propone, están dadas las condiciones para que Ilich Ramírez vuelva a su país con 63 años de edad.

-En entrevista concedida a Le Monde, el presidente Nicolás Maduro sostuvo que garantiza la mayor colaboración con Ilich Ramírez, ¿qué expectativas tienen luego de esas declaraciones?

-Son enormes porque estamos esperanzados en lo que declaró el Presidente Maduro, estamos pidiendo una audiencia a él y al canciller Elías Jaua para que podemos concretar los términos de la ayuda que el gobierno venezolano está obligado a darle a Ilich como ciudadano venezolano por cuanto hasta los momentos, y desde hace aproximadamente 3 meses, viene produciéndose una actitud contraria a lo señalado por el Presidente de la Republica por parte del Embajador de Venezuela en Francia, Jesús Arnaldo Pérez.

Esta persona ha rechazado todo tipo de contacto con la esposa y abogada principal de Ilich, Isabel Coutant Peyre. Se ha negado a recibir llamadas de otros integrantes del colectivo de defensa de “Carlos” (Brigada Internacionalista de Solidaridad Activa Ilich Ramírez “Carlos”, mejor conocida como Brisa), no han existido las visitas que deben producirse habitualmente de parte de funcionarios de la Embajada a mi hermano y, cuando se han producido, son por cumplir un trámite por lo que no obtienen resultados reales. Cero apoyo material, financiero y de cualquier otra índole.

-¿Por qué el Embajador, según sus declaraciones y como representante del Estado en una nación extranjera, no sigue la línea política instruida por el Ejecutivo Nacional?

-Es precisamente lo que queremos saber, pero el mismo embajador Pérez da unas declaraciones en 2011, ya pasado el segundo juicio donde condenan a una segunda cadena perpetua a “Carlos” en Francia, concede entrevista a Ciudad Caracas donde manifiesta que Ilich estaba equivocado al pensar que el Embajador de Francia está allí para encargarse de su defensa, que su función principal era asegurarse que las relaciones comerciales entre ambas naciones se mantuvieran fluidas.

 Esto nos pareció una declaración infeliz de un funcionario que se hace llamar representante de un gobierno revolucionario que en aquel momento tenía como Presidente a una persona solidaria y humanista como Hugo Chávez.

Sin embargo, esta persona se mantuvo en el cargo y en ese momento no recibimos mucho apoyo cuando necesitábamos los abogados y todos los elementos necesarios para afrontar el juicio. Además, se perdió la oportunidad de que el personal de la Embajada constatara las innumerables irregularidades que se presentaron en el transcurso del caso, que constituyeron una violación al debido proceso y la legítima defensa de Ilich.

-Siendo actualmente el mismo Embajador, en vísperas de un nuevo proceso judicial y no habiendo presión del Estado venezolano, ¿Qué piensan hacer para que no ocurran las mismas irregularidades que denuncia?

-De hecho el primer aspecto irregular del juicio es que Ilich fue secuestrado el 15 de agosto de 1994 en Sudan por agentes franceses y llevado a Francia. Desde ese día, hasta el 07 de noviembre de 2011 pasan más de 17 años en poder de las autoridades francesas ilegalmente, y es cuando deciden hacer un  segundo juicio. Se denota allí esa irregularidad que muestra que el Estado francés no tenía los elementos necesarios para demostrar la culpabilidad de Ilich durante todo ese tiempo.

Pasando ese tema, el juicio tiene como preámbulo una serie firmada por el director Olivier Assayas que se llamó “Carlos” pero se dio a conocer aquí como “La Historia de El Chacal”, una miniserie de tres capítulos que aquí salió tipo película en 1 hora y 40 minutos, que era una visión sesgada desde el punto de vista del Estado francés de lo que era Ilich, cuál había sido su vida y reflejan incluso algunos de los atentados que fueron juzgados en ese tribunal y los mostraron culpable de la autoría, irrespetándole el derecho a su presunción de inocencia.

Esa miniserie divulgada a nivel mundial, preparó a la opinión pública en general para conceptualizar a Ilich como culpable de los delitos por los cuales se le iba a acusar.

De igual manera, la utilización de los expedientes en el juicio fue totalmente irregular. Nunca se le permitió el acceso debido para él ir objetando las pruebas que se acumulaban. Se desestimaron requerimientos por parte de la defensa que fueron formulados en el transcurso del juicio, aparte de que no hubo testigos que aportaran información contundente para culpar a Ilich, ni elementos probatorios de otra índole.

Hubo una serie de elementos circundantes al juicio, como por ejemplo su traslado de la cárcel de Pósit a La Santé en Paris, por ser más próxima al tribunal. El traslado se produce de manera arbitraria, sin previo aviso, llegó a la nueva cárcel desprovisto de sus enseres personales, artículos de limpieza ni documentos que requería para seguir estudiando su defensa. Buscaron descolocarlo ante su defensa, por lo que entró en huelga de hambre una semana antes del juicio.

Huelga de hambre en la que no recibimos apoyo de la Embajada de Venezuela en Francia. El embajador Pérez miró para otro lado. Esa actitud cómplice de esta persona frente a los hechos, es probada una vez más cuando se tienen elementos suficientes para apelar inmediatamente la decisión de cadena perpetua del 15 de diciembre de 2011.

 La condena establece además que la cadena perpetua debe tener un cumplimiento mínimo de 18 años de cárcel, pero deben contarse desde el momento de la sentencia aunque tuviera 17 años de presidio antes del juicio.

Nada de esto fue contestado en ningún momento por nuestro Estado, pero queremos darle el beneficio de la duda tanto al canciller Jaua como al presidente Maduro sobre lo que está pasando que no están bien informados, porque el embajador Pérez lo está haciendo indebidamente.

-En atención a lo que declara, puede observarse que se trata de un juicio con una parte político- ideológica más fuerte que jurídica ¿por qué librar entonces una contienda desde lo jurídico y no desde los político- ideológico?

-Ese ha sido un planteamiento permanente de mi hermano desde que fue secuestrado y más aún desde que Hugo Chávez ganó las elecciones del año 1998. Estaba claro que, al momento de su secuestro, siendo el gobernante Rafael Caldera, no iba a haber ningún tipo de acción por parte del Estado venezolano, pero una vez que accede el comandante Chávez se esperaba otro tipo de reacción.

Evidentemente un caso como el de Ilich tiene dos aristas, una jurídica y otra política. La jurídica ni siquiera ha sido tocada por el Estado venezolano a pesar de que está claro que los franceses cuentan no solamente con la posibilidad de hacer lo que le venga en gana en su país, sino que las instancias internacionales están a su favor mayoritariamente. Sin embargo, ese camino debe transitarse para cualquier venezolano que se encuentre preso en el extranjero y más si sus derechos están siendo violentados.

Pero debemos estar claros que Ilich es un preso político. Los franceses se empeñan en dar una primera cadena perpetua por el caso de los dos policías y el delator libanes muertos en el año 1975 y una segunda por un atentado con explosivos en el año 1983, y ahora sabemos que en dos años se empeñarán en el caso de un local conocido como el Drugstore de Paris en el año 1974.

El punto de honor para el Estado francés y sus amigos imperialistas y sionistas, es hacer de Ilich una muestra palpable de que nadie puede enfrentarse a los designios del imperio, porque la suerte que van a correr es la que estaría corriendo Ilich. Lo que ellos no entienden es que mantenerlo preso no mantiene presa su voluntad de lucha. Él mantiene su voluntad de lucha contra el enemigo declarado que son el imperialismo y el sionismo.

Venimos pidiendo que al menos en la parte legal y de Derechos Humanos se involucre el Estado venezolano como está obligado a hacerlo. No hemos tenido conocimiento que se haya realizado algún contacto de este tipo a pesar de las relaciones fluidas entre Venezuela y Francia, en noviembre del año pasado se reanudaron contactos entre ambas naciones celebrándose hasta 7 convenios nuevos.

El 29 de diciembre de 2012, por cierto, se ordena la liberación de Frederic Bouquet, un francosuizo formado en las artes de la guerra por Francia, Suiza y el Mossad, fue capturado en Venezuela con una enorme cantidad de armas, explosivos, miras telescópicas… Fue condenado a 4 años de cárcel y resulta curioso que apenas un mes después de la reunión entre ambas delegaciones, en noviembre de 2012,  sale en libertad sin haber cumplido con su condena.

Mas insólito aun es que esta persona está acusada por delitos tan graves como los de mi hermano en Francia. No entiendo como Ilich no ha sido objeto de una propuesta de canje humanitario, estoy de acuerdo que Bouquet regrese a su país pero mi hermano no es menos que él.

Están dadas las condiciones para que Ilich vuelva Venezuela a sus 63 años. Es un revolucionario de la lucha intelectual.Estamos pidiendo que el Gobierno se involucre a los niveles que debe hacerlo. En vida el comandante Chávez señaló que Ilich es un luchador internacional y no un terrorista, que había sido secuestrado por el Estado francés.

 

-¿Cómo regresar a un país en el que no cuentan con respaldo popular?

-Indudablemente  esta ha sido una lucha mediática de David contra Goliat, porque nos enfrentamos a los medios de divulgación internacional más grandes. No se trata de una lucha contra los medios opositores al gobierno en Venezuela, sino a todos los medios del mundo que responden a los intereses occidentales y del sionismo, así como a la industria de Hollywood que ha sacado varias películas donde se tergiversa la lucha de Ilich. La única oportunidad que tenemos nosotros es recibir un respaldo similar, lo que tampoco garantiza el resultado que uno aspira, pero es importante.

 Prueba de ello es que el Estado cubano se ha involucrado activamente en la lucha de los 5 héroes y el pueblo lo ha respaldado, teniendo mejores resultados que nosotros que actuamos por nuestra propia cuenta.

Estamos en una etapa donde, a pesar de que nos vemos nuevamente involucrados en periodos electorales lo cual ha sido una constante en estos últimos 14 años y en donde se ha requerido de cierta mesura para que el tema de ilich no se use como un frente de ataque en las contiendas electorales a los candidatos del proceso, pero ya basta porque no podemos seguir dejando pasar el tiempo y los procesos electorales no se detendrán.

Tenemos que ser críticos por no ser capaces de armar un frente de información con un Poder Popular que ha sido impulsado a escala nacional y se tienen medios de comunicación.

En todo caso, tratamos de subsanar esto en una campaña tiempo completo donde personalmente, como vocero de la familia y coordinador de Brisa, siendo profesional y debiendo trabajar para obtener el sustento mío y de mi familia como es normal, me dedico a tiempo completo a la lucha por la libertad de Ilich e ir a donde haya que ir para hablar con los colectivos que nos quieran recibir para que esta información fluya, pues en definitiva se trata de una falta de información.

Particularmente los jóvenes, los menores de 30 años, incluso de 40, les cuesta entender quién es Ilich, por qué luchó por los palestinos o ni siquiera saben que luchó por los palestinos. Si ven una película que difama a Ilich seguramente lo toman como una realidad. Esto es una lucha mediática que desde antes la venimos dando tímidamente, pero ya el momento de la timidez ha pasado y llegó el momento de desplegarnos por todos los rincones nacional e internacionalmente para tratar que esta lucha sea más pareja.

-¿Cómo se define a Ilich Ramírez, terrorista o…?

-Depende de la postura ideológica de quien lo aprecie. Estamos claros que quienes tenemos una ideología revolucionaria, progresista, de izquierda, antiimperialista, antisionista, lo consideramos como un luchador por la libertad de los pueblos oprimidos.

También entendemos que quienes defienden el capitalismo, el imperialismo y el sionismo deben considerarlo un terrorista, aunque la verdad sea al revés, quienes oprimen a los pueblos, quienes buscan mecanismos de dominio, son los terroristas. Es cuestión de posturas ideológicas.

 

Vladimir Ramírez junto a Carlos Herrera, editor de Primicias24

-Ilich cayó en un momento muy difícil, el año 1994 es uno en el cual deja de existir la bipolaridad mundial a nivel de Guerra Fría, hay un solo poder que es Estados Unidos y sus aliados. De hecho el secuestro se produce en Sudan, país que en extremis le da un sitio seguro donde resguardarse, per cede a la presión de Estados Unidos, Israel y otros países, por lo que indudablemente el mundo se le había vuelto muy pequeño. Lo cercaron como a todas las fuerzas que se le habían enfrentado al imperialismo.

De no haber caído en ese momento, pudo haber caído en otro. Estaba acorralado, incluso pudo ser asesinado.

Llama la atención que una persona buscada por más de 20 años, una vez en su poder, no proceden a eliminarlo rápidamente. Querían hacer de él un escarmiento, un ejemplo de lo que no se debe hacer en contra de los poderes hegemónicos.

Quién sabe si Ilich hubiera podido mimetizarse en ese mundo que cambió radicalmente y haber sobrevivido lo suficiente para mantenerse en libertad al momento de generarse estos nuevos movimientos emancipadores. Indudablemente habría aportado, sobre todo desde el ámbito teórico.

Tarde o temprano habrían dado con él, eso creo, pero si no estaría, como muchos otros que en algún momento empuñaron las armas, como Mandela quien pagó una larga condena y salió a demostrarle al mundo que los revolucionarios no tienen rencor ni siquiera con sus opresores, se hubiera venido a Venezuela a aportar en miras a la construcción de una mejor patria venezolana, latinoamericana y mundial. En todo caso, son especulaciones.

 

-Usted que es de los pocos que puede conversar con él ¿cómo lo percibe en el plano de las sensibilidades?

-Sorprendentemente firme, inamovible en sus posiciones, sorprendentemente informado sobre la actualidad del mundo aunque no tenga derecho a internet pero sí lee la prensa.

Hay algo que sorprende y es leer artículos que pudieron salir de la cárcel y publicamos en varios medios de comunicación venezolanos hace 8 años y uno los lee sorprendido con la vigencia que tienen. Por ejemplo, uno que escribió sobre el caso de Libia y es sorprendente porque es una premonición de lo que años después le pasó a Muammar Gadafi y el pueblo libio.

Ilich no solo se ha sostenido firmemente en sus postulados, creo que ha incrementado su decisión de mantenerse en esa lucha. Eso ha desesperado al Estado francés porque ellos pensaron que para esta fecha, o mucho antes, ya hubiesen quebrado a Ilich haciendo de él un desparpajo, un despojo de revolucionario. Buscan un ejemplo de por qué no vale la pena enfrentarse al imperialismo, pero se han encontrado con un revolucionario a carta cabal que lo demuestra incluso en la forma de dirigirse a ellos, en la manera de tratarlos, un nivel de firmeza, altura, disciplina, intelectualidad revolucionaria que inquieta mucho al Estado francés.

Estoy convencido que si el Estado venezolano hace una propuesta humanitaria al Estado francés para librarlos de esta incomoda situación, estaría dispuesto a aprovechar esa oportunidad como una forma además de ver una muestra de buena voluntad a un país que le proporciona buen intercambio comercial.

Falta la voluntad para que esta situación se pueda producir y que esta parte de la lucha finalice en los mejores términos.

-Micrófono abierto, diríjase al país…

-Agradezco enormemente a Primicias24 la oportunidad de decir nuestra verdad, que siempre hemos manifestado con respeto, firmeza y sin miedo. El que se sienta ofendido que reflexione sobre las verdades que estamos diciendo, pero son las verdades y yo con la verdad no ofendo, simplemente saco a relucir algo que no se sabe en el ambiente público.

Espero sinceramente que el esfuerzo hecho por Nicolás Maduro que yo lo interpreto como algo sincero, incluso con el gobierno en la calle oyendo directamente a los actores sociales. Lo que queremos es que ese gobierno de calle escuche también nuestro clamor porque somos Poder Popular, somos una comunidad afectada y que se rectifique en el caso de Ilich. Que yo pueda leer algún día la entrevista que le hicieron al Presidente en Le Monde y que la misma se corresponda con la realidad.  Le doy beneficio de la duda en el sentido que la falta de acción se produce por un funcionario desvergonzado que es un triste ejemplo de lo que no debe ser un diplomático venezolano en esta etapa de la historia nacional.

En definitiva deben tomarse acciones en respeto a la Constitución y los Derechos Humanos de un venezolano que además es figura icónica del país, continuadora de la tradición internacionalista venezolana iniciada con el Generalísimo Francisco de Miranda.

Hermano de Ilich Ramírez junto a Carlos Herrera, editor de Primicias24

Mi deseo es que algún día Ilich puede volver a la Patria para hacer los aportes intelectuales que es capaz.

Share Button