Primicias24.com en Twitter

Primicias24.com (NP) – Durante el mes de septiembre se conmemora el Día Mundial del Linfoma, una enfermedad maligna que se origina cuando ocurre un cambio en el código genético de los linfocitos (un tipo de glóbulo blanco), lo cual hace que se transformen en tumorales.

El linfoma se clasifica en dos tipos: el Linfoma de Hodgkin y el Linfoma no Hodgkin (LNH), el cual representa el más común de los casos. El primero se denomina así por el médico pionero en identificar la enfermedad – Thomas Hodgkin-, casi siempre afecta ganglios, principalmente los de la línea media (submaxilares, cervicales y axilas), y pocas veces se ubica en otras partes del cuerpo.

Por su parte, el Linfoma no Hodgkin presenta cerca de 60 tipos y puede derivar de los linfocitos B o T. Este tipo de linfoma puede originarse tanto en los ganglios que forman parte del sistema linfático, como en cualquier sistema u órgano del paciente (piel, hígado, cerebro, estómago, riñones, etcétera).

La Dra. Marisela Morales, hemato-oncólogo del Instituto de Hematología y Oncología de la Universidad Central de Venezuela, señaló que, entre las causas se encuentran: antecedentes familiares con enfermedades oncológicas, exposición a radiaciones o químicos de fumigación, y padecer, haber padecido o estar en contacto directo con infecciones virales.

Morales señaló que los síntomas más frecuentes son: ganglios grandes, muy duros, y no móviles, fiebre sin causa aparente, pérdida de peso y sudoración nocturna. Hay otros síntomas específicos de la patología que usualmente están relacionados con el órgano que ataca el linfoma. Por ejemplo: cefalea y convulsiones si está afectando el sistema nervioso; dolor óseo o fracturas si afecta los huesos, lesiones cutáneas si es en la piel, entre otros.

Diagnóstico temprano

El diagnóstico definitivo se hace por biopsia de la lesión, revisada por un médico patólogo especializado en el área hemato-oncológica, e inclusive suelen practicar una tomografía de tórax, abdomen y pelvis, todo ello para determinar el grado de extensión del cáncer. Adicionalmente, se ordena una punción simple de la médula ósea para determinar su estado y una vez que se somete al paciente al tratamiento se hace seguimiento de la evolución a través de pruebas de sangre, destacó la especialista.

Share Button
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com