Primicias24.com en Twitter

Primicias24.com (NP) – La exposición prolongada a los rayos solares, sin ningún tipo de protección, provoca daños en las células cutáneas y es el principal factor de riesgo del cáncer de piel. Durante la temporada vacacional, cuando un gran número de personas aprovecha el tiempo libre para divertirse en las playas, el equipo de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela recomienda tomar precauciones para protegerse del sol.

En temporada vacacional no se debe descuidar la salud

En temporada vacacional no se debe descuidar la salud

La doctora Nilsa Mancín, especialista en dermatología oncológica, señaló que la mejor forma de protegernos del sol es limitando el tiempo de exposición diaria. “Hay que evitar las horas de mayor radiación ultravioleta, comprendidas entre 11:30 de la mañana y las 3:30 de la tarde, utilizando ropa que nos cubra, sombreros de ala ancha, sombrillas y ubicándonos en lugares con sombra”, precisó.

Asimismo, insistió en que se debe evitar superficies que reflejen la luz solar, como por ejemplo: cemento, nieve, agua y arena. Dichas medidas preventivas deben ir acompañadas del uso de protectores solares de amplio espectro, los cuales deben aplicarse generosamente en todas las áreas expuestas, 20 minutos antes de exponerse al sol y retocarlo al salir del agua, o cada 3 o 4 horas, dependiendo del clima.

En general son factores de riesgo: la piel el pelo y ojos claros, tener antecedentes personales o familiares de melanoma, tener más de 50 lunares en el cuerpo, y la exposición solar. El riesgo aumenta cuando ha existido algún antecedente de quemaduras solares intensas (más de dos) antes de los 18 años.

La piel blanca es más sensible

Evitar exponerse durante las horas de mayor radiación ultravioleta

Evitar exponerse durante las horas de mayor radiación ultravioleta / Imagen referencial 

Mancín quien además es colaboradora de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, explicó que las pieles blancas son aquellas que necesitan mayor protección, porque tienen menos melanina y tienden a enrojecerse o ampollarse muy fácilmente. En cambio, las más oscuras son más fuertes, aunque esto no quiere decir que las personas morenas no deban protegerse.

Quienes trabajan expuestos al sol, o practican en actividades diarias u ocasionales al aire libre, son también consideradas parte de la población que tiene un alto riesgo de cáncer de piel, por ende, deben tomar medidas especiales y adicionales de protección solar.

Tipos de cáncer de piel

No Melanoma: incluye al carcinoma baso celular y al carcinoma espinocelular, que vienen siendo los más frecuentes y menos graves. “Son responsables de más del 85% de cáncer de piel, pero rara vez causa de muerte”, acotó la doctora Mancín.

Melanoma Maligno: aunque es el menos frecuente, es el responsable de la mayoría de las muertes por cáncer de piel. Si se logra diagnosticar precozmente se puede curar.

Incidencia en la edad

El cáncer de piel puede presentarse a cualquier edad, pero es más frecuente luego de los 50 años. Según la doctora Mancin, el melanoma es uno de los cánceres responsables de mayor número de muertes de adultos jóvenes, con edades comprendidas entre 25 y 35 años.

Autoexamen

Cuidate de la exposición solar / Imagen referencial

Cuidate de la exposición solar / Imagen referencial

Gracias a que la piel es un órgano visible, la detección temprana de cualquier anomalía se puede lograr con un sencillo autoexamen de piel, al menos 2 o 3 veces al mes. Para hacerlo hacen falta dos espejos, uno que abarque todo el cuerpo y otro más pequeño, con el que se pueda observar la aparición de nuevos lunares o cambios en el comportamiento de los existentes, para determinar la asimetría, los bordes, el color, el diámetro (mayor de 5 o 6 mm) y la elevación o evolución de cada lunar.

También hay que chequear si se presentan lesiones elevadas rojas brillantes (en cara, cuero cabelludo y orejas) manchas rojas de tipo descamativas, lesiones verrugosas color piel o rosadas (localizadas en cara, cuero cabelludo, orejas, dorso de manos o antebrazos, cicatrices), que no curen en el transcurso de 2 o 3 meses. De acuerdo al riesgo personal por alguna razón genética o porque trabaja exponiéndose al sol continuamente, es recomendable visitar al dermatólogo 1 o 2 veces al año para que examine su piel y pueda prevenir el cáncer cutáneo.

Share Button
Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com