logo

Primicias 24.com- Este viernes en Carabobo, se instalaron mesas de trabajo  con la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) y Protección Civil y Administración de Desastres, con la intención de minimizar los riesgos a la hora de que se registre algún evento sísmico.

La jornada liderada por el presidente de Funvisis, Roberto Betancourt, y el viceministro de Gestión de Riesgo del Ministerio de Interior, Justicia y Paz, Randy Rodríguez. Se realizó a manera de respuesta ante los recientes registros que se han venido dando  de actividad sísmica en la entidad.

El presidente de Funvisis, informó  "Ha habido 163 eventos sísmicos entre sentidos y no sentidos, de ellos, tres importantes que se encuentran con magnitud por encima de 4, no obstante, gracias a los trabajos de investigación que ha adelantado Funvisis conocemos bastante bien el nivel de amenaza y el nivel de vulnerabilidad de las edificaciones y hemos sacado algunas ecuaciones de riesgo".

Asimismo, Betancourt recalcó la importancia que tiene que los venezolanos comprendan que Venezuela es un país sísmico y Carabobo se encuentra ubicado precisamente dentro del sistema de fallas de San Sebastián. Este, registra actividad de manera constante y en el pasado generó terremotos como el de Caracas en 1967.

Es por esta razón que el funcionario acotó que se han venido reimpulsando las actividades de "alfabetización sismológica" en grupos de 20. Semanalmente se debería ir masificando la información hasta llegar a unas 8.000 personas. Entre ellas educadores, que puedan servir de replicadores de la información acerca de qué hacer antes, durante y después de un evento sísmico, tanto en los lugares de trabajo como de estudio y en las comunidades.

En este sentido, Betancourt aseveró: "Estas acciones deben plasmarse en ordenanzas municipales que es una tarea pendiente que tenemos en el país y el gobierno le está dando principal preponderancia"

Finalmente, mencionó que en el caso específico de Caracas, cerca del 62% de las edificaciones son informales y no responden a las normas antisísmicas que se sugieren desde el año 1967. Explicó que allí radica la necesidad de que la población sepa cómo actuar en una situación de sismo y como esto podría hacer la diferencia.

  Síguenos en Twitter como @primicias24