logo

Primicias24.com - En el año 68 de nuestra era, y tal día como hoy, se suicidó el emperador Nerón Claudio César Augusto Germánico (mejor conocido por su primer nombre), siendo así el último líder de la antigua Roma de la dinastía Julio - Claudia. Es recordado como uno de los más excéntricos, tiránicos y perseguidores del cristianismo.

A principios del año 68 se produjo una revuelta fomentada por el gobernador de la Galia Lundugnensis (norte de Francia), Cayo Julio Vindex, quien fue derrotado por el gobernador de Germania Superior (oriente de Francia), Lucio Verginio Rufo, tras ser enviado por Nerón. Vindex se suicidó y el gobernador de Hispania Tarraconense (norte, noroeste y este de España), Galba, fue declarado enemigo público.

[caption id="attachment_1434447" align="alignright" width="300"]incendio de roma Ilustración del incendio de Roma / Imagen referencial.[/caption]

Luego que el control militar del imperio fuese retomado, en Junio de ese mismo año sus enemigos en el Senado declararon a Nerón como enemigo público y proclamaron a Galba como Emperador. Para ello, sobornaron a la Guardia Pretoriana y a su prefecto, Ninfidio Sabino.

El escritor Suetonio relató que al verse perseguido, Nerón huyó de Roma a través de la Vía Salaria, no sin antes prepararse para un posible suicidio. Su ayudante, Epafrodito, lo apuñaló al percatarse que varios pretores se acercaban. 

¡Qué artista muere conmigo!

Los relatos históricos hechos por Suetonio, Dion Casio y Tácito reflejan la vena artística que pretendía tener Nerón con sus obras, inaugurando teatros en las principales ciudades del Imperio para fomentar la cultura romana.

Además, logró vencer militarmente en tres ocasiones al reino parto, para al final declarar la paz a través de un acuerdo, en el que obligó al rey de Partia, Tiriades, a ser coronado príncipe de Armenia en Roma. Asimismo, sofocó las rebeliones en Britania por parte de la reina Boudica, la del pueblo judío por las tensiones con los griegos, la conspiración del senador Cayo Calpurnio Pisón y el alzamiento de Vindex, pero no pudo sobreponer la proclamación de Galba como emperador.

Entre los hechos más conocidos o trágicos del reinado de Nerón se encuentra el incendio de la capital del Imperio, con el objetivo de destruir las edificaciones ya existentes y construir un nuevo complejo palaciego, según relataron Suetonio y Dion Casio. Sin embargo, Tácito señaló a los cristianos como culpables por el hecho, ya que -supuestamente- estos habían confesado su autoría.

Los relatos y cuentos posteriores narran que el emperador se encontraba componiendo con su lira durante los cuatro o cinco días que duró el incendio, viendo con tranquilidad como se destruía gran parte de la ciudad.

También se le añaden a la lista de hechos fatídicos el asesinado de su propia madre para poder casarse con Popea Sabina, hecho que al final se consumó años después del crimen por presiones de la mujer. Anteriormente, Nerón había mantenido un romance con Claudia Actea al mismo tiempo que estuvo casado con Octavia, de quien se divorció y desterró de Roma, pero al generar revuelo entre la población la mandó a llamar para luego asesinarla al ingresar a la ciudad.

El hermano del Emperador no corrió con mejor suerte. Al cumplir los 14 años, Británico murió en "extrañas" circunstancias un día antes de ser declarado mayor de edad. Los historiadores coinciden en acusar a Nerón de envenenar el vino que este tomaba.

Cuando los pretores persiguieron a Nerón durante su huida de Roma, Epafrodito lo apuñaló por presiones del mismo Emperador, quien quería suicidarse pero no tenía la fuerza para hacerlo. Se dice que sus últimas palabras fueron "¡Qué artista muere conmigo!".